5 cosas que debes saber si quieres aplicar el email marketing a tu marca

Tal vez para muchos el correo electrónico es sinónimo de viejo y anticuado, pero la realidad pinta muy distinta. La promoción de nuestra marca mediante el envío masivo de este tipo de mensajes resulta un verdadero trabajo de hormiga que con el tiempo valdrá la pena.

Se puede aprovechar de varias maneras y en esta publicación te contaré cómo:

En primera instancia, el email marketing funcionará bastante bien si disponemos de un presupuesto limitado ya que nos asegura una rentabilidad por un bajo costo. Por otra parte, para convertirnos en verdaderos expertos y utilizar herramientas adecuadas a nuestro favor, debemos manejar cuatro términos dentro de este recurso promocional que se diferencian según la naturaleza, la intencionalidad y el mensaje. ¡Empecemos!

 

Email marketing

Es una técnica enfocada en comunicar o poner en contacto a las empresas y al mercado, sean clientes actuales o potenciales, mediante el correo electrónico. En pocas palabras, es la raíz de este tipo de promoción digital pues apoya su estrategia en el envío de emails para informar sobre las novedades, descuentos o promociones de la empresa.

Newsletter

Dentro del email marketing nos encontramos con las newsletter, que si ya has pillado la traducción al español, seguro anticipaste que consiste en una clase de boletín informativo. Las newsletter se envían respetando una periodicidad establecida en nuestra estrategia que puede ser desde diaria hasta trimestral y que es enviada a los usuarios de una lista de correo.

Lista de correo

La lista de correo es la base de datos que utilizamos en todas nuestras campañas de email marketing, por lo tanto representa a todos los usuarios que nos han dado su email por voluntad propia con la intención de recibir avisos por correo electrónico. Estos pueden ser los internautas que se subscriben a tu blog, por ejemplo.

Mailing

Por último, los mailing. Esta técnica cumple con una intención informativa sobre los servicios y productos que ofrece nuestra marca, pero con la notable diferencia de utilizar la base de datos de terceros en lugar de la propia.

 

¿Y ahora qué hacemos con toda esta información? Se viene la mejor parte, porque una vez estamos al tanto de los diferentes manejos del email marketing, entonces podremos empezar a diseñar las campañas a emprender.

1.    Concepto y mensaje

Antes de oprimir el botón de enviar, es indispensable razonar sobre las fortalezas del mensaje y qué se pretende lograr con él. ¿En qué condiciones de aceptación y de posicionamiento decidimos recurrir a una campaña de marketing por correo?, ¿es prudente?, ¿nuestro público lo espera?, ¿el mensaje tiene valor agregado? Todos estos aspectos hay que evaluarlos para no fracasar antes de iniciar.

Podremos inferir sobre la conveniencia o necesidad del newsletter, por ejemplo, si hay una información valiosísima e interesante que podría afectar positivamente la disposición de compra del target. No olvidemos lo fácil que es ignorar un correo electrónico, así que reserva esta carta especial para eventos puntuales, que el usuario se emocione al recibir uno de tus correos porque «de seguro es algo buenísimo».

Si al final resuelves que lo mejor para seguir creciendo es incluir una newsletter en tu estrategia de marketing, entonces enfócate en que el mensaje en conjunto con la composición de imágenes sea atractivo y entendible.

2. Receptores 

De momento no cuentas con una lista de correo considerable, ¿qué puedes hacer para ganarte legítimamente la subscripción de muchas personas? En esta parte el diseño gráfico y la programación web contribuirán a que subscribirse a tu página sea algo divertido y atrayente. Sin embargo, primero deberás apelar al estímulo. Una buena manera de estimular el interés es un beneficio o gratificación instantánea. Te preguntarás qué quiere decir, ¡allá vaaamos!

Seguro alguna vez te topaste con el siguiente mensaje: «subscríbete y obtendrás mi guía básica sobre marketing digital», o hasta en las redes pero en otra onda: «seguiré a quiénes le den me gusta a mi última foto», «sígueme y mencióname en un comentario con el hashtag #SocialChuchoTeResponde para ganarte una entrada a mi próxima charla».

Una vez cubierto el estímulo, queda trabajar en la facilidad de visualización de banners o widget  de suscripción en tu blog para que el público no te pierda de vista.

 

3. Programación

A ninguna marca le gustaría convertirse en ese molesto correo que asalta todos los días como un acosador online. Para evitar este caos debemos planificar la periodicidad de los correos, de modo que informemos oportunamente sin sobrecargar la bandeja de entrada ni colmar la paciencia de nuestros seguidores.

Siempre tendremos la posibilidad de consultarles directamente a ellos a través de encuestas en nuestras redes sociales o en el mismo blog. Lo importante es ganar su amor y no su fastidio.

4. Seguimiento

Como se trata de un elemento dentro de nuestra estrategia de marketing digital, al finalizar la campaña debemos evaluar qué tan efectiva fue, si obtuvimos el alcance esperado y si crecimos tanto en tráfico como en seguidores. De lo contrario, perderemos la oportunidad de identificar fenómenos y acciones beneficiosas o perjudiciales. A fin de cuentas, las campañas de email marketing forman parte de una macro estrategia con objetivos estudiados y específicos.

Denle un chance a esta estupenda técnica promocional y sigue trabajando en el crecimiento de tu marca personal o empresa.

Recuerda que también puedes ubicarme como @socialchucho. ¡Espero por tus comentarios!