Todo lo que necesitas saber sobre el Branding

¿Qué fue primero?, ¿la marca o el branding?, ¿son lo mismo? En un océano tan amplio como lo es el marketing, nadan numerosos términos que a veces se confunden y creemos que son sinónimos, aunque no lo sean. Esta confusión o desconocimiento es común si vamos iniciándonos en este mundo, pero no es positivo, pues nos impide de una u otra forma acertar en la toma de decisiones a la hora de diseñar nuestro plan de acción.

Siempre les hablo sobre temas interesantes que nos ayudan a encaminar nuestra mística laboral hacia el éxito comercial a través del adecuado uso de las redes sociales, así que hoy quiero contarles todo sobre el famoso branding, esa palabra presente en cualquier estrategia de marketing y de la cual quizá no sepas todo su potencial.

 

¿Qué es el branding?

Cada trabajo, independientemente de su naturaleza, requiere de una planificación, un esquema, un método que garantice el cumplimiento de las metas tal cual se pretende. La improvisación no tiene espacio en el camino a la conquista del mercado, por lo que la elección de una estrategia madre será determinante. De eso se trata el branding, él engloba el estudio, la selección, la aplicación y la consecuente gestión de estrategias y herramientas para la construcción de nuestra marca, ya sea empresarial o personal, de manera que genere empatía y contribuya a la fidelidad de los consumidores.

Entonces, ya sabemos que el branding y la marca no son lo mismo, sino que una se debe a la otra. El branding se debe a la marca en cuanto la primera busca consolidar a la segunda dentro de las expectativas de compra del mercado.

Como dije antes, cualquier trabajo o proyecto requiere de planificación para llevarse a cabo. Cuando una empresa busca expandirse, indudablemente acude al marketing y a los mercadólogos para que descifren las necesidades del target y estas a su vez convertirlas en una oportunidad financiera para nuestra propuesta comercial. Entonces, sin lugar a dudas, toda estrategia de marketing profesional debe incluir el branding en sus planes.

¿De qué sirve ofrecer un producto o servicio de calidad si nadie nos prefiere? Sí, por supuesto que es importante cumplir las expectativas, pero si no pasamos de ser una opción a ser LA opción, estaremos perdiendo clientes y ventas. Para eso está el branding.

Mediante esta técnica atraemos, estimulamos a las personas a comprarnos, valiéndonos de aspectos claves como la experiencia de compra, nuestro comportamiento y la identidad de la marca. Recordemos que todas nuestras acciones le inyectan valor a la marca, pueden engrandecerla o derrumbarla.

 

¿Cómo trabajar el branding?

 

Cuando mis seguidores me piden consejos en mis redes sociales, o cuando asisten a una de mis conferencias, siempre busco comunicarles consejos de calidad. Compartirles las últimas tendencias en cuanto a estrategias de marketing digital, porque sé que para eso acuden a mí. Mi marca SocialChucho representa un acercamiento al mundo de la mercadotecnia online y a esa promesa nunca falto. Si cumplo, si cumplimos nuestras promesas, alimentamos la lealtad de nuestros consumidores, pues se sienten a gusto y satisfechos con lo que ofrecemos. Ese favoritismo y buena vibra es el branding en todo su esplendor.

Exponiendo los atributos y valores de nuestra marca personal o empresarial estamos trabajando el branding. Qué aspectos consideramos, qué respetamos y a quiénes admiramos, somos una familia o solo buscamos el dinero del público. Cosas como esas nos definen frente al target, y con el tiempo tejen una relación de fidelidad donde, con muuucho trabajo, compromiso y una pizca de suerte, hasta logramos genuinos defensores de la marca.

 

¿Para qué y por qué necesito el branding?

 

Respuesta rápida: para todo. La implementación del branding no es un capricho de quienes dedicamos nuestro trabajo al posicionamiento de negocios o emprendimientos. Implica una serie de acciones pensadas para el avance y la permanencia.

Vamos con la respuesta extensa: necesitamos el branding para fidelizar clientes porque queremos vender y mantenernos en la cima. Sencillo, ¿verdad? Por lo general, los CEO de grandes empresas saben lo que quieren lograr, pero desconocen cómo hacerlo y por eso requieren de las bondades del marketing para materializar las metas a corto, mediano y largo plazo.

Mientras las estrategias de marketing se enfocan en convencer a un público de las estupendas razones por las cuales debería adquirir equis producto o servicio, exhibiendo su utilidad y beneficios, el branding, bien incluido dentro de la estrategia madre, establecerá la constancia de nuestra marca en las compras del mercado, es decir, la preferencia del mercado por nosotros durante toda su vida.

No es una locura tener estas pretensiones. Solo recordemos como crecimos rodeados de marcas y empresas que nuestros padres aplaudían y alababan, recomendaban y se esforzaban porque nosotros también las incluyéramos en nuestra dinámica de vida y de futuros compradores.

Estoy seguro de que todos hemos tenido un familiar que promociona a su alma mater, y hace todo lo posible porque sus hijos también estudien ahí. También ocurre con empresas de automóviles, farmacéuticas y entidades bancarias. Todos tenemos un tío o un padre que dice que su universidad o banco es lo mejor de lo mejor. Bien, ese es el tipo de consumidor que cosecha el branding y que al final todo negocio espera conseguir.

 

Ahora que saben la razón de ser del branding, sus propósitos y los beneficios que ofrece, estoy seguro de que podrán trabajar mejor encaminados hacia el posicionamiento y la proyección de su gran idea comercial. El marketing nos provee de estupendas técnicas y propuestas para triunfar, solo debemos educarnos y estar al tanto de las tendencias para poder pescar las oportunidades que nos ayuden a lograr nuestras metas.

¿Te animas a trabajar en el branding? Recuerda que tu marca es tu mejor activo, ¡no dejes de trabajarla!

Si te ha parecido interesante esta publicación, me encantaría saber qué opinas. No olvides que también puedes ubicarme en las redes sociales como @socialchucho y disfrutar de más contenido sobre marketing digital y SEO. ¡Espero por tus comentarios!